Mil soles espléndidos, de Khaled Hosseini

Khaled Hosseini

«Mariam lo comprendió al crecer, cuando se hizo mayor. Fue la manera de pronunciar la palabra, o más bien de escupirla, lo que más le dolió. Entendió entonces a qué se refería Nana, que una «harami» era algo no deseado, que Mariam era una persona ilegítima, que jamás tendría derecho legítimo a las cosas que disfrutaban otros, cosas como el amor, la familia, el hogar, la aceptación»

Share